Repertorio

La amalgama de pobladores que vinieron a las islas después de la conquista fue verdaderamente importante. Si es cierto que, ante todo se establecieron en ellas gentes de la zona occidental de Andalucía, no menos cierto es que también llegaron, en menor proporción pequeños contingentes que procedían de muchas otras partes de la Península. El comercio y la industria azucarera, además, estaba muy dominado por los mercaderes portugueses, y como esclavos fueron traídos, especialmente a las islas más orientales, gran numero de berberiscos de la vecina costa africana y más adelantes hombres de color capturados en África negra. Todos estos elementos contribuirían a conformar un folklore musical característico a lo largo de los siglos.

En el siglo XVIII España sufre una serie de cambios económicos y sociales que afectarán muy profundamente a ciertas costumbres, extendiéndose a partir de entonces por las comunidades rurales una serie de modas. Es entonces cuando fandangos, jotas, seguidillas, y otros géneros se asientan en todas partes y, como no, llegan también a Canarias

Las más tardías incorporaciones de danzas populares a Canarias datan del siglo XIX. Se trata de un grupo de bailes de origen centroeuropeo que se manifiestan en la polca, la mazurca y la berlina. Son también bailes sueltos y alegres, de muy dinámicas mudanzas y saltos menudos, los cuales constituían la sal y pimienta de las fiestas campesinas canarias hasta avanzado el siglo XX.

Copyright © 2021 | Política de privacidad | My Music Band by Catch Themes